Wiki Actu es

May 5, 2008

Wikipedia: Partido Demócrata de los Estados Unidos

Filed under: — admin @ 2:21 pm
Democratic Party
Partido Demócrata
Presidente Howard Dean
Líder {{{líder}}}
Portavoz {{{portavoz}}}
Fundación 1824
Disolución {{{disolución}}}
Sede Avenida South Capitol 430 SE 20003, Washington, D.C., Estados Unidos de América
Ideología política Centrismo, Socioliberalismo, Liberalismo Clásico
Afiliación internacional Ninguna afiliación
Sitio web Comité Nacional Demócrata

El Partido Demócrata es actualmente, uno de los dos principales partidos políticos en los Estados Unidos de América. Es el principal partido de la oposición frente al gobierno del presidente George W. Bush. En las elecciones de mitad de mandato del 7 de noviembre de 2006, lograron un gran espaldarazo a su política al lograr la victoria en el Cámara de Representantes de los Estados Unidos y en el Senado de los Estados Unidos.

Aunque no se puedan aplicar los clichés ideológicos tradicionales de derecha-izquierda en los Estados Unidos, ya que es un país puramente capitalista, dentro de la derecha, el Partido Demócrata esta considerado hoy en día a la izquierda del Partido Republicano, éste último netamente conservador.

Desde 1874 su símbolo es un Asno, (el de sus rivales del Partido Republicano es un elefante). El color Azul se utiliza para identificar a los estados que tienen mayoría demócrata (frente al rojo que identifica a los republicanos); y por extensión es el color del partido.

Tabla de contenidos

Historia

Fundación del Partido Demócrata

En el año 1824, el antiguo Partido Demócrata-Republicano de los Estados Unidos, que gobernaba el país de forma ininterrumpida desde 1801, entró en crisis; ese año, en muchos Estados del país se elegía por primera vez por sufragio universal y directo (exceptuadas las mujeres y los afro-americanos) a los Electores que a su vez debían elegir al Presidente de Estados Unidos (aunque en algunos Estados todavía eran las Legislaturas Estatatales las que elegían a los Electores).

Este hecho ocasionó una división en el Partido Demócrata-Republicano, porque se presentaban varios Candidatos Presidenciales que se proclamaban demócratas-republicanos y reclamaban directamente el voto popular; uno de aquellos candidatos era el General Andrew Jackson, un popular héroe de la Guerra Anglo-Americana de 1812 a 1815 (aunque Jackson nunca había sido cercano a los líderes demócrata-republicanos).

Jackson perdió la Presidencia a pesar de haber ganado la mayoría relativa del voto popular, debido al procedimiento que estipulaba que si ninguno de los candidatos obtenía la mayoría absoluta el Congreso Nacional debía elegir al Presidente entre los candidatos más votados; y el Congreso eligió a John Quincy Adams.

Pero entonces Jackson y sus partidarios comenzaron a fundar por todo el país las filiales de un nuevo partido que aún no tenía un nombre claro o definitivo; un partido cuyo principal objetivo era llevar a la Presidencia al General Jackson y hacerle oposición al Gobierno del “usurpador” Quincy Adams. Este partido contaba con la poderosa “maquinaria” partidista del Estado de Nueva York que había pertenecido anteriormente al ya difunto Partido Demócrata-Republicano; y fue el primer partido “popular” de la historia norteamericana, al movilizar a las masas y valerse de una red de periódicos “populares” y “sensacionalistas”.

En 1829 el nuevo partido llegó al poder al tomar posesión de la Presidencia el General Jackson (ganador de las elecciones del año anterior); ante el estupor de la élite política que vio a las masas de pobres llegar por miles a la fiesta de ascensión al poder de Jackson en la Casa Blanca.

El partido “jacksoniano” (o los “hombres de Jackson”) introdujo importantes novedades en su organización interna; fue el primer partido norteamericano que creó la figura de la “Convención Nacional” partidista para elegir al Candidato presidencial (la primera Convención Nacional Demócrata fue la de 1832 que ratificó la candidatura a la reelección del General Jackson). De ésta manera se avanzó en la democracia interna de los partidos. También fue el primer partido que estableció una Plataforma del Partido , en la que se estipulaba todos los principios ideológicos de la organización.

En 1834 el nombre de “Partido Demócrata” se impuso definitivamente (la palabra “Republicano” nunca fue usada para designar al nuevo partido); aunque no sería sino hasta 1844 que el nombre fue oficializado formalmente por la Convención Nacional de ese año.

La intensa polarización en torno a la figura de Jackson no solo determinó la creación del Partido Demócrata; sino que también propició que los enemigos del General fundaran el Partido Whig de los Estados Unidos para oponerse a él y sus demócratas.

Etapa Anterior a la Guerra Civil (el Partido Demócrata como Guardián de la Esclavitud)

Cuando Jackson dejó la Presidencia, el Partido Demócrata se volvió cada vez más conservador; el partido era muy popular en los Estados del Sur del país, pero esto trajo como consecuencia que los políticos blancos sureños tuvieran un enorme peso dentro de la organización y la convirtieran en una defensora de la esclavitud.

Los demócratas del Sur defendían con fanatismo la institución de la esclavitud de los negros, y la mayoría de los demócratas del Norte agachaban la cabeza y no se atrevían a oponerse a sus compañeros del Sur; los demócratas anti-esclavistas estaban descontentos con su partido (y muchos terminarían pasándose al Partido Republicano a partir de 1854).

Los Presidentes demócratas que gobernaron a Estados Unidos la mayor parte del período entre 1837 (cuando termina el mandato de Jackson) y 1861 (cuando empieza la Guerra Civil); apoyaron las medidas que favorecían no sólo la permanencia de la esclavitud, sino también su extensión a los nuevos Estados que entrarían a la Unión norteamericana. Aunque a veces trataran de pasar por “neutrales” entre partidarios y enemigos de la esclavitud; casi siempre se inclinaban a favor de las políticas propuestas por los esclavistas del Sur. Además toleraban el creciente desafío de los Estados del Sur a la autoridad del Gobierno Central de la nación; sin adoptar medidas enérgicas que frenaran ésta actitud precursora de la secesión. Por lo general, se les acusa de ser Presidentes débiles y entregados a los intereses del Sur.

También en materia económica los Gobiernos demócratas contentaron a los sureños rebajando los aranceles a las importaciones y adoptando una política de libre comercio internacional; lo que disgustaba a los industriales y trabajadores del Norte que querían aranceles más altos (proteccionistas).

Todo esto haría que el partido perdiera apoyo popular en los Estados del Norte.

Pese a todo el Partido Demócrata sólo perdió dos elecciones presidenciales en ese período (las elecciones de 1840 y 1848) frente a sus rivales del Partido Whig; y sería necesario que se fundara el Partido Republicano en 1854 para que el descontento con los demócratas fuera finalmente capitalizado por la oposición.

El Partido Demócrata y la Guerra Civil

A finales del Gobierno del Presidente James Buchanan (1857-1861) el Partido Demócrata estaba en crisis; muchos demócratas importantes del Norte habían roto con Buchanan por su excesiva inclinación a los intereses sureños, y los demócratas del Sur se volvían más intransigentes y fanáticos.

En la Convención Nacional Demócrata del año 1860 las diferencias se hicieron insalvables y la ruptura inevitable. Las delegaciones de varios Estados del Sur se retiraron de la Convención cuando ésta no aprobó la inclusión de una medida a favor de la esclavitud en la Plataforma Electoral del partido; y posteriormente el resto de los demócratas del Sur también se retiraron de la Convención.

Con sólo los representantes de los Estados del Norte la Convención Demócrata nombró a Stephen A. Douglas candidato presidencial del Partido Demócrata; pero los demócratas del Sur reaccionaron nombrando a otro candidato presidencial, que era nada menos que el Vicepresidente de los Estados Unidos en ese momento: John C. Breckinridge. El partido acudió con dos candidatos diferentes a las elecciones presidenciales, facilitando la victoria del candidato republicano Abraham Lincoln.

Cuando los Estados del Sur declararon su separación de los Estados Unidos para crear un nuevo país independiente (los Estados Confederados de América), y se alzaron en armas; el Partido Demócrata del Sur se convirtió en la fuerza política que apoyaba la rebelión armada, lo que hacía de sus miembros delincuentes responsables de rebelión y traición.

El Partido Demócrata del Norte se mantuvo fiel a la Constitución y las leyes, y reconoció al Gobierno de Lincoln; apoyando el uso de la fuerza para reprimir la rebelión. Pero en algunos Estados sureños que no habían querido separarse de los Estados Unidos y se mantuvieron fieles a la Constitución, la situación se volvió difícil; muchos de sus habitantes querían unirse a los Estados rebeldes y formaron guerrillas para luchar contra el Gobierno Federal.

Ante ésta situación Lincoln ordenó la suspensión de las garantías constitucionales e hizo arrestar a miles de demócratas que estaban implicados en actividades subversivas, pese a la protesta del Partido Demócrata, que lo consideraba una persecución política.

En 1864 el Partido Demócrata del Norte postuló como candidato presidencial al General George B. McClellan, que había luchado contra los rebeldes del Sur con pésimos resultados (por lo que Lincoln lo había destituido de la Comandancia General del Ejército); y que ahora se presentaba con una Plataforma Electoral pacifista a favor de negociaciones con los rebeldes para terminar la guerra (con la que él personalmente no estaba de acuerdo pero que le fue impuesta por el sector pacifista del partido). Los republicanos acusaron de derrotistas a los demócratas y de que su propuesta podía darle a los sureños la victoria que no habían conseguido en la batalla. Finalmente Lincoln derrotó a McClellan por amplio margen (Lincoln obtuvo el 55% de los votos populares y McClellan el 45%).

Los Demócratas durante el período 1865-1933

Después del final de la Guerra Civil, el Partido Demócrata quedó muy debilitado, mientras el Partido Republicano salió de la contienda más fuerte que nunca.

En los Estados del Sur que se habían unido a la Rebelión Secesionista, el Congreso de los Estados Unidos (dominado por el ala radical del Partido Republicano) prohibió a los blancos sureños ejercer el derecho al voto mientras no fueran perdonados por su apoyo pasado a la Rebelión; en cambio, sí le dieron el derecho a votar a los negros afroamericanos que habían sido esclavos de los terratenientes blancos. En la practica esto significo que un puñado de blancos norteños que habían emigrado a los Estados del Sur para hacer dinero con la corrupción, y que pertenecían al Partido Republicano, se hicieran dueños de casi todos los cargos de elección popular de los Estados del Sur, gracias al voto de los negros.

Entonces, aunque el Partido Demócrata del Norte se había reunificado con el Partido Demócrata del Sur, seguía sin tener el apoyo electoral de los Estados del Sur por el régimen de partido único de facto que existía en esos Estados a favor de los republicanos.

En los Estados del Norte una importante mayoría de los electores se inclinaban por el Partido Republicano, y el Partido Demócrata debía conformarse con una minoría que aunque era significativa no dejaba de ser minoría. La mayoría de los inmigrantes extranjeros que llegaban al país en esa época terminaban convirtiéndose en republicanos (excepto los irlandeses que preferían a los demócratas); y como éstos inmigrantes (mayoritariamente europeos) se instalaban en mayor cantidad en los nuevos Estados del Medio Oeste, la desigualdad geográfica a favor de los republicanos aumentaba.

En ese contexto el Partido Demócrata se convirtió en un eterno perdedor de las elecciones presidenciales y legislativas nacionales; conformándose con ganar elecciones para Gobernadores y Alcaldes en algunos sitios. La situación mejoró un poco cuando los blancos del Sur recuperaron el derecho de votar (y éstos obligaron a los negros a no votar, coaccionandolos con el uso de la fuerza); ya que a partir de ese momento la región se convirtió en el “Sólido Sur”, una parte del país donde el Partido Demócrata ganaba todas las elecciones con más del 90% de los votos y los republicanos casi no existían.

Gracias a los votos del Sur y el descontento con la corrupción republicana, el candidato demócrata casi gana las elecciones presidenciales de 1876; pero al final ganó el republicano Rutherford B. Hayes luego de un proceso lleno de denuncias de fraude e irregularidades en algunos Estados clave.

Cuando por fin un demócrata volvió a ganar la Presidencia de Estados Unidos en las elecciones de 1884 fue un acontecimiento raro y casi milagroso; ya que habían pasado nada menos que 28 años desde la última vez que habían ganado (1856), y 24 desde que habían perdido el poder (1860). Este Presidente demócrata fue Grover Cleveland, que ganó por un margen muy pequeño de votos; y fue uno de los mejores Presidentes de finales del siglo XIX.

Cleveland rebajó los aranceles excesivamente altos que habían dejado los republicanos, mantuvo la disciplina fiscal y reguló los excesos de las empresas privadas de ferrocarriles. No fue reelecto en 1888 por los tecnicismos del sistema electoral; pero en 1892 ganó las elecciones y regresó al poder por un último período.

Después de los dos Gobiernos de Cleveland (1885-1889 y 1893-1897) el Partido Demócrata volvió a ser desterrado del poder hasta las elecciones de 1912 cuando su candidato presidencial Woodrow Wilson ganó gracias a la división del Partido Republicano en dos candidaturas distintas.

Wilson gobernó por dos períodos entre 1913 y 1921; además de conducir al país en la Primera Guerra Mundial, fue el responsable de reformas internas como la creación de la Reserva Federal de Estados Unidos (Banco central norteamericano), la puesta en marcha del Impuesto Sobre la Renta, leyes laborales a favor de mujeres y niños, y la creación de entes gubernamentales anti-monopolio.

Durante la etapa entre Cleveland y Wilson el Partido Demócrata había sido tentado por las corrientes populistas y antiimperialistas que estaban de moda en la sociedad norteamericana de finales del siglo XIX.

Después de Wilson, surgieron algunas tensiones entre los demócratas que querían reformar el partido y los más reaccionarios; especialmente por el tema de la estrecha relación entre buena parte del partido y el grupo racista Ku Klux Klan (en 1924 por un sólo voto no fue aprobada una propuesta de resolución en la Convención Nacional Demócrata que condenaba al Ku Klux Klan y llamaba a romper relaciones con él).

La lucha contra la segregación racial y por los derechos civiles, y la “Guerra Contra la Pobreza”

Como resultado de la catastrófica crisis económica y social conocida como la Gran Depresión, el pueblo norteamericano castigó al Partido Republicano. En las elecciones presidenciales de 1932 ganó el candidato del Partido Demócrata Franklin Delano Roosevelt.

El Presidente Roosevelt inició un programa de reformas radicales conocido como el “New Deal” (“Nuevo Reparto” en español) para enfrentar la caótica situación social del país.

Roosevelt no quería eliminar el sistema capitalista y mucho menos implantar una economía marxista o comunista; él era un decidido partidario de la economía de libre mercado norteamericana. Pero Roosevelt sí creía que el Estado debía tener un papel mucho más grande del que había tenido hasta el momento en la economía nacional, y sus asesores creían en una cierta planificación central de la economía.

El Presidente combatió el desempleo con programas masivos de obras públicas y haciendo que el Estado empleara directamente a los desocupados en planes de emergencia.

Pero la principal contribución de Roosevelt fue comenzar a crear el Estado de bienestar norteamericano. Su Gobierno hizo aprobar por el Congreso la legislación que estableció el derecho de todos los trabajadores norteamericanos a tener una Pensión de Jubilación financiada por los aportes de trabajadores, patronos y Estado. De ésta manera se fundó la Seguridad Social norteamericana, con una caja única administrada por el Gobierno Federal.

También Roosevelt fue el responsable de la creación del Salario Mínimo en los Estados Unidos; a partir de ese momento los patronos no podían rebajar el sueldo de sus empleados por debajo de un límite fijado por el Congreso de los Estados Unidos (y que los Estados están en libertad de subir pero en ningún caso de rebajar, por lo que en algunos Estados el Salario Mínimo es mayor que en el resto del país).

Esto era algo insólito en un país donde el Estado las plusvalías generadas por los trabajadores solían acabar en los bolsillos de los monopolios privados.

Roosevelt aumentó mucho el gasto público para financiar sus numerosos programas destinados a aliviar la pobreza, combatir el desempleo y estimular la economía; y para ello tuvo que aumentar también los impuestos, siendo lo único en que se parecía a los conservadores fiscales el hecho de que no le gustaba el déficit fiscal.

Roosevelt también fundó una empresa estatal para ofrecer el servicio de luz eléctrica en las áreas rurales, donde las empresas privadas eléctricas no mostraban interés en invertir, y esto en un país donde al Estado no le gusta ser empresario. Estableció muchas regulaciones sobre la empresa privada.

Esta serie de medidas hizo que los críticos de Roosevelt lo acusaran a él y sus asesores de ser “socialistas” sin remedio que amenazaban la libertad de empresa y el modo de vida americano; aunque Roosevelt no era en realidad un socialista en el sentido marxista de la palabra (que era casi el único sentido en aquella época).

Durante la Segunda Guerra Mundial el Gobierno de Roosevelt fue más lejos imponiendo controles de precios (algo que nunca había existido en Estados Unidos) y un racionamiento limitado. Pero al final de la guerra los controles de precios fueron eliminados por el Congreso dominado por los republicanos.

Su sucesor, Harry Truman, continuó muchas de las medidas económicas de Roosevelt. Tanto Roosevelt como Truman, a pesar de ser demócratas, comenzaron a tomar medidas para proteger algunos derechos de las personas negras; lo que no le gustó a los demócratas del Sur.

En las elecciones presidenciales de 1948 Truman buscaba seguir siendo Presidente (había llegado a ser Presidente en 1945 gracias a la muerte de Roosevelt, ya que él era el Vicepresidente de Estados Unidos cuando ocurrió el deceso); pero los demócratas del Sur se negaron a apoyarlo por el compromiso de Truman con los derechos civiles de los negros. Así que los demócratas del Sur se separaron temporalmente del partido y lanzaron otro candidato, que era el entonces Gobernador de Carolina del Sur Strom Thurmond.

Cuando el demócrata John F. Kennedy ganó las elecciones presidenciales de 1960, lo que hizo fue defender algo que defienden todos los líderes democráticos de izquierda o derecha: la igualdad entre los ciudadanos de cualquier raza (blancos o negros). Pero eso provocó un terremoto entre los demócratas racistas y ultraconservadores del Sur.

Cuando Kennedy hizo aprobar por el Congreso reformas legales para acabar con la inconstitucional discriminación contra los negros (segregación racial) y hacer respetar los derechos civiles de las personas de color (negras); los demócratas del Sur acusaron a Kennedy de “traidor”. Para ellos el Partido Demócrata había traicionado a los ciudadanos del Sur (los blancos, se entiende) que les habían dado siempre sus votos.

Muchos líderes y militantes demócratas de los Estados del Sur empezaron a cambiarse al Partido Republicano (que antes de eso casi ni existía en esos Estados, por lo que la mayoría de los republicanos del Sur eran antiguos demócratas).

Cuando Kennedy fue asesinado y su vicepresidente, Lyndon B. Johnson, se convirtió en Presidente, completó el trabajo a favor de los negros afroamericanos, haciendo que se aprobaran las últimas medidas que permitieron a los negros poder votar sin peligros ni amenazas contra sus vidas; además de otras leyes que les garantizaban el acceso al trabajo y a la educación en condiciones de igualdad con los blancos.

Pero la contribución personal de Johnson a su partido fue su “Guerra Contra la Pobreza”; un ambicioso programa de política social para reducir la pobreza y la desigualdad en su país.

Dentro de la “Guerra Contra la Pobreza” Johnson creó una gran cantidad de programas sociales para mejorar la calidad de vida de los pobres; programas de viviendas, de alimentación, de ayuda a madres solteras, de ayuda a la infancia, etc.

El más importante de aquellos programas es el Medicaid; un programa por el cuál el Gobierno Federal (Nacional) y los Gobiernos de los diferentes Estados financian los servicios médicos de los más pobres que no pueden pagar un seguro médico privado (en un país donde casi no existen hospitales en manos del Estado, y por eso la gente tiene que contratar planes de salud con empresas aseguradoras privadas, para poder recibir atención médica en hospitales privados). Con éste programa se avanzó por primera vez hacia el objetivo de una cobertura médica universal.

También Johnson creó una gran cantidad de agencias federales para supervisar a la empresa privada, y estableció numerosas regulaciones.

En 1968, de nuevo un grupo muy numeroso de demócratas del Sur lanzaron su propio candidato presidencial (George Wallace) contra el candidato oficial del partido (Hubert H. Humphrey); pero aunque sacaron muchos votos no lograron superar al demócrata oficial (al final ganó el republicano Richard Nixon).

En las elecciones de 1972 los últimos demócratas racistas intentaron ganar la candidatura presidencial con su abanderado Wallace (que había regresado al partido luego de su candidatura independiente del año ’68); pero fueron derrotados de forma abrumadora en la Convención del partido. La izquierda había ganado definitivamente el control del partido.

Pero en la década de los ’70 se hizo evidente que la economía no soportaba el peso del excesivo gasto público y de los elevados impuestos, además de las regulaciones; y todo aquello era producto de las políticas económicas demócratas. El Gobierno del Presidente demócrata Jimmy Carter (1977-1981) fue un auténtico desastre; con una inflación muy elevada y una alta tasa de desempleo. El resultado fue la victoria de los republicanos con el actor de cine Ronald Reagan en 1980, que pondría a los demócratas ante nuevos desafíos.

El Partido Demócrata desde finales del siglo XX a la actualidad

Stop! La neutralidad de esta sección está en duda.

Durante el Gobierno de Reagan los demócratas dominaron el Congreso de los Estados Unidos; y se opusieron a muchas políticas del Presidente republicano.

En el tema económico los demócratas tuvieron que aceptar de mala gana las enormes rebajas de impuestos que propulsó Reagan; sí se oponían a estas reducciones fiscales los Senadores y Representantes demócratas podían enfurecer a los electores y en consecuencia perder sus puestos en las elecciones. Por eso preferían apoyar las populares rebajas impositivas.

Pero en lo que sí opusieron una enérgica resistencia fue en materia de reducción del gasto público; los demócratas no querían disminuir los fondos que el Estado gastaba en los numerosos programas sociales creados por los pasados Gobiernos demócratas. Pero Reagan tampoco daba su brazo a torcer en su decisión de reducir el tamaño del Estado y evitar el clientelismo y el paternalismo en los programas sociales.

El resultado del estira y encoge entre el Presidente republicano y el Congreso demócrata fue que los impuestos bajaron muchísimo más de lo que bajaron los gastos públicos; y como resultado creció el déficit fiscal y la deuda pública. Con todo, el país vivió una de sus mejores etapas de crecimiento económico y prosperidad, lo que benefició la popularidad de Reagan y perjudicó la de los demócratas.

El sucesor republicano de Reagan, el Presidente George H. W. Bush no pudo mantenerse en el poder gracias a las funestas politicas monetarias de la Reseva Federal y por eso los demócratas pudieron volver al poder en 1993 con su líder, el Presidente Bill Clinton.

En sus dos primeros años de gobierno, Clinton gobernó como un típico demócrata de la segunda mitad del siglo XX; haciendo que el Estado interviniera en la economía y gastara mucho. El Presidente demócrata quería solucionar los problemas gastando más y sin reducir la burocracia; e incluso deseaba impulsar una reforma de la Salud (ideada por su esposa Hillary) que aumentaba bastante el papel del Estado en el sistema sanitario (hasta el punto de que algunos críticos hablaban de que se proponía “socializar” la salud) lo que implicaba también un aumento considerable en el gasto del Estado.

Pero el resultado de sus medidas fue que la economía no sólo no mejoraba, sino que empeoraba. Por eso el Partido Republicano ganó las elecciones legislativas de mitad de período (1994); y por primera vez en varias décadas los republicanos pasaron a tener la mayoría en el Congreso.

Esto fue un terremoto político, sobre todo porque los republicanos habían ganado con una propuesta programática llamada “Contrato con América” que planteaba todo lo contrario a las propuestas clásicas de los demócratas; los republicanos se proponían bajar más los impuestos, y reducir el gasto social de forma radical.

Ante su terrible situación política, nadie pensaba que su reelección era posible, Clinton decidió dar un giro de 180 grados a su política (y a la de su partido). Llevó al Partido Demócrata más a el centro; comenzando a tomar medidas económicas idénticas a las que proponían los republicanos (hasta el punto que la oposición republicana lo acusó de haberles robado su programa económico).

De esta manera Clinton hacía todo lo que harían los republicanos para reactivar la economía, aunque de una forma más moderada. Como resultado de ésta coincidencia de criterios, se aprobó la mayor reducción del gasto en programas sociales de la historia del país desde que los demócratas habían creado el “Estado Bienestar”.

El resultado fue que el déficit fiscal fue bajando hasta desaparecer y el país vivió otra etapa sin precedentes de prosperidad económica; lo que permitió a Clinton ganar la reelección.

Después del regreso de los republicanos al poder con George W. Bush en el 2001; los demócratas permanecen en la oposición muy desorientados y con cierta crisis de liderazgo.

Hay una pugna interna entre los demócratas que como Clinton piensan que el partido debe estar más cerca de el centro político, y los que quisieran una política más cercana a los postulados tradicionales del partido (más centroizquierdistas).

Se presentan varios candidatos de los demócratas para las elecciones de 2008.

  • La primera mujer (Hillary Clinton), el primer negro (Barack Obama), y el primer hispano (Bill Richardson gobernador de Nuevo México).

Ideología y tendencias internas del Partido Demócrata

Definir la tendencia del actual Partido Demócrata es bastante difícil. A grandes rasgos, puede decirse que representa a la socialdemocracia en los Estados Unidos. Por lo menos en política económica, se muestran más centristas que los Republicanos, siempre dispuestos a desmantelar el Estado de Bienestar. John Kerry, candidato para las últimas elecciones presidenciales, había centrado su discurso en una política económica favorable a la industria nacional.

Al igual que los modernos socialdemócratas de Europa, los demócratas no se oponen a la economía de libre mercado; y por el contrario creen que el capitalismo de mercado es el único sistema económico que permite generar crecimiento y prosperidad. Pero piensan que el Estado debe intervenir para reducir los desequilibrios sociales, distribuir mejor la renta y garantizar la igualdad de oportunidades; y crear así un “capitalismo con rostro humano”. Por eso son entusiastas defensores del Estado de bienestar.

Los demócratas no se oponen necesariamente a las reducciones de impuestos a los ciudadanos y a las empresas privadas; pero son mucho menos entusiastas de éstas reducciones tributarias que los republicanos, ya que dicen que sus rivales exageran para beneficiar a los ricos. Además defienden un mayor gasto público orientado a la política social.

Debido a la gran libertad de conciencia que hay en los partidos norteamericanos y la inexistente disciplina de partido, los partidos son muy heterogéneos. Y el Partido Demócrata es el más heterogéneo de los grandes partidos de Estados Unidos.

Tradicionalmente se ha hablado de una división ideológica entre grupos llamados demócratas conservadores, demócratas moderados y demócratas liberales.

Los demócratas conservadores son partidarios de una economía más liberal; están más dispuestos a reducir impuestos, disminuir el gasto público (incluido el social) y desregular el mercado que la mayoría de sus compañeros de partido. También son más conservadores en temas sociales (matrimonios entre homosexuales, aborto, etc.) Se dice que más parecen republicanos y no demócratas; muchos de ellos son del Sur del país.

Los demócratas liberales son los más centroizquierdistas, son los más estatistas en materia económica y los más liberales en temas sociales. Desean un gasto público alto, impuestos muy elevados (hasta confiscatorios) que golpeen con fuerza las ganancias de las empresas y sobre todo de los “ricos”; y una fuerte intervención del Estado en la economía con regulaciones. Extienden la burocracia y la ayuda estatal.

Disímil de liberales en muchos otros países, el liberalismo en los Estados Unidos y en el Partido Demócrata apoya las derechas negativas (libertad del discurso, libertad de la religión, libertad de la prensa) y los derechas positivos (el derecho a la asistencia médica, el derecho a un salario justo, el derecho a la Seguridad Social).

Los demócratas moderados intentan ser el centro entre esos extremos; intentan moderar las posiciones de liberales y conservadores, y tomar medidas intermedias entre las propuestas de unos y de otros.

En los últimos años los analistas políticos han establecido una nueva clasificación de las facciones internas del Partido Demócrata. Dichas facciones serían las siguientes:

Nuevos Demócratas: son la facción derechista del partido y podrían identificarse con los que anteriormente se llamaban demócratas moderados’. Surgieron con fuerza a raíz del Gobierno de Bill Clinton, quien es el más influyente y prestigioso de los dirigentes moderados del partido. Los demócratas centristas reconocen las deficiencias del Estado de Bienestar y aceptan que hay que racionalizar y en algunos casos, reducir el gasto público en programas sociales, porque mucha gente beneficiada con éstos programas habían perdido el incentivo para trabajar y preferían vivir de la ayuda del Estado; además que ese gasto era una carga insostenible para las arcas públicas, lo cual obligaba a aumentar los impuestos y la deuda pública. Sin embargo, no están de acuerdo con lo que consideran que son excesivos recortes del gasto social que impulsan los republicanos en perjuicio de los más pobres. Los demócratas moderados también están de acuerdo con reducir los impuestos a las personas y a las empresas; pero sus recortes fiscales son más pequeños que los que proponen los republicanos, y además están orientados (según ellos) a beneficiar más a los contribuyentes de clase media que a los ricos, poniendo condiciones a las empresas para poder beneficiarse (como que generen más empleos en Estados Unidos que en el extranjero). Los demócratas centristas frecuentemente se alían con los republicanos moderados para defender algunas medidas. En definitiva, los moderados intentan buscar un compromiso entre las posturas tradicionales del partido y las exigencias del mundo globalizado actual. Los centristas expresan sus ideas por medio del poderoso Consejo del Liderazgo Demócrata (DLC por sus siglas en inglés); una institución fundada en 1985. Ésta institución lucha para alejar al partido de sus posturas tradicionales más centroizquierdistas y llevarlo al centro del espectro político; pero sus críticos dentro del partido lo acusan de estar financiado por las grandes empresas privadas que intentan financiar a demócratas favorables a sus intereses corporativos.

Demócratas Progresistas: en los años años 60 surgieron muchos grupos de activistas de izquierda en ambientes universitarios y académicos, con su apogeo en la lucha pacifista contra la Guerra de Vietnam. Al entrar en decadencia ese movimiento, algunos de sus miembros fundaron pequeños partidos maoístas y de otra índole comunista; pero muchos moderaron sus ideas y terminaron afiliándose al Partido Demócrata. Se oponen radicalmente a la Guerra de Irak, y a la política económica conservadora (la que en otros países los progresistas llaman despectivamente neoliberal); también crítican la excesiva influencia de las corporaciones (grandes empresas privadas) en la política norteamericana. Los progresistas quieren mantener impuestos más altos y aumentar en vez de reducir el gasto en programas sociales.

Demócratas Laborales: son los trabajadores sindicalizados y sus dirigentes. Los sindicatos de Estados Unidos son controlados por los demócratas y sus líderes tienen un gran peso en el partido. Se preocupan más por defender reivindicaciones propias del mundo sindical: un mejor salario mínimo, pensiones más altas y leyes que obliguen a los patronos a financiar la mayor parte del seguro médico de sus empleados. Por lo general se inclinan más a los progresistas y a los liberales que a los centristas; pero colaboran con éstos últimos cuando es necesario para defender sus intereses.

Demócratas Liberales: tienen muchas coincidencias con los progresistas, pero son menos radicales que éstos. Son proteccionistas en materia comercial internacional (aunque ellos dicen que sólo defienden el “Comercio Justo”); son más estatistas en política económica que los centristas y por eso se oponen más a las políticas económicas conservadoras. Impuestos más altos y más gasto público pareciera estar entre sus metas. Son menos militaristas en política exterior y se llevan mejor con las ONG que defienden los derechos humanos

Presidentes Demócratas Electos en los EE.UU.

  1. Andrew Jackson (1829-1837)
  2. Martin van Buren (1837-1841)
  3. James Knox Polk (1845-1849)
  4. Franklin Pierce (1853-1857)
  5. James Buchanan (1857-1861)
  6. Grover Cleveland (1885-1889) (1893-1897)
  7. Woodrow Wilson (1913-1921)
  8. Franklin Delano Roosevelt (1933-1945)
  9. Harry S. Truman (1945-1953)
  10. John F. Kennedy (1961-1963)
  11. Lyndon Johnson (1963-1969)
  12. Jimmy Carter (1977-1981)
  13. Bill Clinton (1993-2001)

Véase también

  • Partido Republicano de los Estados Unidos
  • Política de los Estados Unidos

Enlaces externos

  • Página oficial del Partido Demócrata de los EE.UU.

This text comes from Wikipedia. Permission is granted to copy, distribute and/or modify this document under the terms of the GNU Free Documentation License, Version 1.2 or any later version published by the Free Software Foundation; with no Invariant Sections, no Front-Cover Texts, and no Back-Cover Texts. For a complete list of contributors for this article, visit the corresponding history entry on Wikipedia.

No Comments

No comments yet.

RSS feed for comments on this post.

Sorry, the comment form is closed at this time.

Powered by WordPress